Cuando Toluca era «Toluca la bella»

"¿dónde está la bella?". Aún se conoce poco de su historia, del momento en que no había duda de que Toluca era "Toluca la bella".
Cuando Toluca era "Toluca la bella"

Mucho puede decirse de Toluca, de sus paisajes, su clima y su gastronomía. Sin embargo, cuando se le nombra como «Toluca la bella», muchas personas suelen tener una reacción de incredulidad, «¿dónde está la bella?», comentan. Y es que aún se conoce poco de su historia, del momento en que no había duda de que Toluca era «Toluca la bella».

Si vives en Toluca, o la has visitado alguna vez, seguramente conoces la «Plaza González Arratia». En tiempos prepandemia era común que músicos y eventos culturales se presentaran aquí. Pero, ¿sabes la historia del hombre que le dio nombre a la plaza?

José María González Arratia nació el 31 de octubre de 1783. Provenía de una familia acaudalada, y aunque su padre cayó en la banca rota, González Arratia tenía talento para los negocios. Después de varios años, acumuló una pequeña fortuna y compró la hacienda La Pila. 

Su legado para «Toluca la bella»

Así, Arratia se convirtió en un importante empresario que expendía los negocios de carne. De alguna manera, contribuyó a la fama de choriceros de nuestra ciudad.

González Arratia invirtió una buena parte de su fortuna en edificios y espacios públicos para el disfrute de todos los habitantes de Toluca. A continuación te hablaremos un poco de ello.

Los teatros de Arratia

José María González Arratia construyó tres teatros en nuestra ciudad. El primero de ellos fue el teatro Coliseo; el segundo, fue un teatro ubicado en la plazuela del Alva que actualmente es el Jardín Zaragoza; y, finalmente, el Teatro Principal frente a los Portales.

Ese edificio, de elegante estilo europeo, inaugurado en 1851, estuvo en servicio durante más de un siglo y fue el espacio cultural más importante de Toluca, ya que por su amplio escenario desfilaron las compañías teatrales más importantes de la época, las divas del teatro y del canto operístico, así como las grandes orquestas; además, fue escenario de concurridas y prolongadas veladas literarias y musicales —organizadas por los alumnos del Instituto Científico y Literario para rendir homenaje al presidente Benito Juárez en sus aniversarios luctuosos—, y para realizar ceremonias de clausura de cursos y entrega de premios a profesores y estudiantes destacados.

Foto: Cine silente mexicano

Actualmente ninguno de esos teatros permanece. Sin embargo, no fue lo único que se construyó por su iniciativa.

También realizó el hotel La Gran Sociedad, que además de alojamiento y restaurante ofrecía un servicio de baños públicos que era frecuentado por los toluqueños.

Además, fue el responsable de la primera red de distribución de agua potable (captada en su mayor parte en los veneros de la hacienda La Pila); así como de la apertura de jardines públicos y la construcción de un puente sobre el río Verdiguel que comunicaba a la Plaza Mayor con el convento de El Carmen.

Los Portales

En 1846 fue nombrado alcalde de la ciudad de Toluca, pero no tomó el cargo, debido a que nuestro país se encontraba en inestabilidad política debido a la invasión norteamericana.

No obstante, González Arratia dejó un gran legado a la sociedad toluqueña.

En 1832, al frente de un grupo de comerciantes de Toluca interesados en ampliar y desarrollar sus negocios, adquirió una parte de los terrenos que rodeaban el antiguo convento de San Francisco (la huerta y el cementerio), para iniciar la construcción de los Portales, primer centro comercial de importancia y edificio emblemático de Toluca.

Así es, José María González Arratia fue el que inició con la construcción de los emblemáticos Portales de la ciudad de Toluca.

Archivo de TolucalaBellaCd

De los 120 arcos que forman los Portales, 80 fueron su responsabilidad. Éstos corresponden al portal Francisco I. Madero y al portal Constitución y fueron
construidos entre 1832 y 1836.

Archivo de TolucalaBellaCd

Después de los Portales, ¿qué otro espacio público emblemático de Toluca se te viene a la mente cuando piensas en la ciudad de Toluca?

Si pensaste en La Alameda, acertaste. Este parque también fue obra de González Arratia y de doña Micaela Monroy, rica y piadosa dama toluqueña.

En 1842, ambos encabezaron una colecta popular que les permitió adquirir unos terrenos del barrio de La Merced y convertirlos en la Alameda de Toluca. El amplio jardín recibió el nombre de Alameda (actualmente parque Cuauhtémoc), debido a que al principio se pensó poblarlo de álamos, pero después se optó por utilizar otras especies.

Archivo TolucalaBellaCd

Su labor en el Instituto Científico y Literario

Por si fuera poco, también colaboró en el acondicionamiento y restauración del Instituto Científico y Literario, que actualmente conocemos como la Rectoría de la Universidad Autónoma del Estado de México.

En 1833 fue llamado por el gobernador Lorenzo de Zavala, quien le encargó tal encomienda.

Archivo TolucalaBellaCd
Archivo TolucalaBellaCd

El edificio era una casona, conocida como El Beaterio, la cual en el siglo XVIII había alojado a las monjas del hábito descubierto de Nuestra Señora del Carmen y posteriormente había sido un colegio de niñas.

Don José María inició el plan de reconstrucción en la parte oriente del edificio, donde años más tarde funcionaría el llamado Patio de los Estudios, que comprendía salones de clase, biblioteca, gimnasio y laboratorios, además de comedor y dormitorio para los alumnos internos.

Archivo TolucalaBellaCd

No cabe duda, que este singular personaje aportó mucho a la ciudad de Toluca. ¿Cómo sería Toluca sin sus emblemáticos portales? Sin duda, su amor y visión por su lugar de nacimiento lo impulsó a contribuir a la construcción de Toluca la bella.

Aunque muchos de sus aportes permanecen, el exgobernador Juan Fernández Albarrán fue clave para el cambio de los edificios históricos por la arquitectura que conocemos actualmente.

Archivo TolucalaBellaCd

Si alguna vez escuchaste o te preguntaste ¿dónde está lo bello de Toluca la Bella? Ahora sabes que tuvo un momento con mucho encanto y que hubo personas como José María González Arratia que dieron de su tiempo y recursos para embellecerla.

Si prestas más atención, reconocerás los legados de nuestros antepasados que aún permanecen.

¿Y tú conocías los aportes de José María González Arratia?

Bibliografía:

Peñaloza García, Inocente. «José María González Arratia. Primer director del Instituto Literario en Toluca y partidario de la Independencia Nacional». La Colmena, núm. 65-66, enero-junio, 2010, pp. 156-160. Universidad Autónoma del Estado de México. Toluca, México.

Redacción MA.