“La quimio jugando se pasa volando” || VIDEO


quimio.

Más juego es menos dolor

A través de un cortometraje, la fundación “Juegaterapia”, busca concientizar a la personas del poder que tiene la ludoterapia en las sesiones de quimio pediátricas.

El estudio realizado, fue publicado la revista «Journal of Medical Internet Research«.

¿Qué señala el estudio?

La fundación Juegaterapia, realizó un estudio en el Hospital la Paz donde demuestra que los videojuegos forman un gran parte en los tratamientos de los niños con cáncer.

Pues los pacientes que jugaban algún video juego mientras reciben su quimio, demostraron sentir menos dolor a diferencia de cuando no juegan.

El poder curativo del juego

A través de la voz de Alejandro Sanz que es el narrador de este cortometraje conoceremos la historia de Estephany, Dani, Mario, Carlos, Marcos, Aaron, David, Héctor, Alejandro y Manuel que explica lo que significa tener cáncer y el cómo los videojuegos les ha ayudado a superar esta etapa.

“Observamos en estos niños una relajación, una reducción en la tensión emocional que muestra que el niño se siente a salvo. Al final se puede resumir todo en nuestra frase: la quimio jugando se pasa volando”, mencionó uno de los autores del estudio.

Un poco acerca del corto

En este documental podrás conocer y entender la situación por la que los niños con distintas enfermedades oncológicas atraviesan y así miso el paso por las quimios para concientizarte sobre esta situación.

También se observará algunas experiencias personales de sus familiares y conocer el lado científico de la Juegaterapia y su función con un poco más detalle en el caso particular de las quimios.

¿Cuál es la intención del corto?

En primer lugar, la intención del video es crear conciencia entre la población, pues el proceso por el que pasan los pacientes en la quimio es bastante dolorosos y diferente para cada paciente.

Además suele haber afectaciones post quimio, como los son diversas molestias de acuerdo a su gravedad, desde pequeñas dolencias o severas, ulceras que no permiten consumir alimentos sólidos o en el peor de los casos no puede haber ningún tipo de alimentación.

De hecho los resultados arrojaron que el dolor en los niños disminuyó un 14 por ciento, mientras que el consumo de morfina en pacientes pediátricos lo hizo hasta un 20 por ciento después de la quimio.

 

Redacción por: ADL

Te recomendamos

Te recomendamos